ALEJANDRINOS HISTORIAS DE VIDA I Y II PARTE
Autor: SERGIO ALEJANDRO RUEDA MORENO .
Publicado en : PÁGINA WEB
Fecha: miércoles 27 de enero del 2021

ALEJANDRINOS HISTORIAS DE VIDA I y II PARTE


31 de enero a 31 de marzo de 2021.


En la catedral de Bucaramanga el 30 de noviembre de 1942, según la Partida 272 Libro 7, contrajeron matrimonio don ALEJANDRO RUEDA GÓMEZ y doña ALEJANDRINA MORENO MALAGÓN, el primero hijo legítimo de Secundino Rueda y Heliodora Gómez, ambos de origen Zapatoca. Bautizado él en la Parroquia de Rionegro S. el 18 de marzo de 1898 y la segunda, hija legítima de José Ignacio Moreno y de María Antonia Malagón, en Lebrija. Ella bautizada el 1 de febrero de 1915, conforme a los registros eclesiásticos y notariales consultados para este relato.



Don Alejandro Rueda Gómez, fue un reconocido comerciante con orígenes y pensamiento liberal arraigado en Bucaramanga, que recorría las poblaciones de San Gil, Aratoca y San Vicente. Doña Alejandrina vivía a la sazón en Bucaramanga a donde se habían trasladado sus padres, junto con su hermana menor Teodosia Moreno Malagón, ubicándose en la casa de la Calle 46 No. 16-120 cercano al Convento de San José, en cuya Iglesia de la Calle 45 la abuela María Antonia a diario asistía a los oficios religiosos.




Allí dos veces a la semana llegaba MARTIN el viviente de la Finca que la familia tenía en la fracción de Sardinas de Lebrija, trayendo consigo la cantina de la leche y las frutas recogidas en sus predios. De la calle 45 #16-120 la Nona se fue a vivir hasta su fallecimiento el 8 de febrero de 1977 por Trombo cerebral, a la casa la Calle 61 1W-49, comprada por la Normalista Superior Teodosia Moreno Malagón, profesora del departamento quien murió de infarto el 16 de diciembre de 1981 a la temprana edad de 50 años.



LOS AÑOS 60 DE BUCARAMANGA A BOGOTÁ



Los esposos Alejandro Rueda y Alejandrina Moreno fijaron residencia en la Calle 19 #20-27 de Bucaramanga y allí nació su único hijo SERGIO ALEJANDRO, bautizado en la Iglesia de San Laureano, según el Libro 84 folio 27, quien tras el fallecimiento de su padre don Alejandro por muerte natural el 17 de octubre de 1957, fue llevado de 4 años de edad a la ciudad de Bogotá en 1959. Alejandrina entró a trabajar en la Fábrica Grasco y después en Sendas organismo de ayuda social que había sido creado por el gobierno del General Gustavo Rojas Pinilla.



Como gran trabajadora Santandereana, Alejandrina Moreno logró enrolarse luego en el Distrito Especial de Bogotá, como empleada de la Secretaría de Salud, gracias al apoyo del médico coterráneo FERNANDO SERPA FLÓREZ y años más tarde, ingresó al Ministerio de Educación Nacional, de donde fue enviada a Málaga como ECÓNOMA DEL COLEGIO NACIONAL CUSTODIO GARCÍA ROVIRA en los años 80, hasta obtener su pensión de jubilación en ese cargo hacia 1991.





A PUNTO DE MORIR MUY NIÑO



En esos periplos de los Centros de Salud Públicas de Bogotá, en los que trabajó Alejandrina Moreno en los Barrios San Blas, Olaya Herrera, Quiroga, Tunjuelito, San Cristóbal y al otro extremo de la ciudad en San Cristóbal del Norte y la Cita, transcurrió la intrépida niñez de Sergio Alejandro, como cuando estuvo a punto de morir ahogado en una de las feroces inundaciones del Río Tunjuelo, cuando la fuerza inusitada de sus aguas hizo ceder la vía entre Tunjuelito y el Meissen, barrios de auto construcción, en la que se hundió parte de una volqueta suceso que atrajo a varios espectadores entre ellos al niño del relato entonces de 10 años; que miraban consternados el acontecimiento. Intempestivamente el menor resbaló y cayó en el gran boquete que alojaba al pesado automotor.

Sin saber nadar como la mayoría de niños Bogotanos, tragó agua, braseó y pataleó hasta tener la visión de una luz muy fuerte como llamaradas, ya prácticamente ahogado, cuando providencialmente fue rescatado por un obrero que lo asió del cuello de la chaqueta que vestía, sacándolo del agua y salvando su vida. Luego fue ayudado por una familia caritativa, que pese a la gran pobreza de esos barrios, secaron sus ropas con una vieja plancha de carbón y le dieron alimento caliente mientras aparecía su madre y su pareja Jorge Enrique Puerto Prieto, en el carro que este conducía, quedando impactados ante las pilatunas del muchacho.



Fue la época del bandolerismo, de los godos y de los cachiporros, unos conservadores y otros liberales; gentes de pueblos y zonas rurales que atizados por las pasiones políticas sin sentido, de los discursos incendiario, y la influencia de una parte del clero, se mataban entre sí, en una horda de sangre a todas luces abyecta y pusilánime que no respetaba, mujeres, niños ni personas añejas y sufridas como siempre lo fue el campesinado Colombiano. Los cortes de franela eran la horrenda práctica de esa violencia inmisericorde que los diarios registraban por doquier y no dejaba progresar a las familias.



Los Rueda Gómez eran liberales, tanto que como se lo contaron sus tíos EVARISTO y LUIS FRANCISCO MORENO. Uno de los familiares de don Alejandro, de nombre Helidoro Rueda incluso participó en la batalla de Palonegro en Lebrija Santander en el año 1900, la cual selló la guerra de los 1000 días en la nefanda historia del país y que perpetuó durante muchos años la hegemonía conservadora en la administración del Estado.



A diferencia la familia Moreno Malagón, eran imparcial, apolítica y más bien dados a la religiosidad como doña María Antonia que tuvo reclinatorio y clavija a su nombre en la Iglesia de San José. Su hija Alejandrina a diferencia fue una mujer recia, de ideas, pensamiento y libre actitud; que además ejerció el comercio en Bogotá de manera alterna a las de su empleo público con la filiación liberal. Tal vez por eso, fue víctima de envidioso recelo de compañeras y vecinos, precisamente dada su fuerte personalidad y emprendimiento. En Bogotá residieron varios años al oriente de la ciudad, de la Avenida 26 a la avenida 19 y de la Avenida 3ª a la célebre carrera séptima o Calle del Comercio, hasta cuando se fueron a vivir al norte en el Barrio Polo Club y luego en la Castellana.


PRIMERAS GANANCIAS Y PILATUNAS SIN FIN

El espíritu alegre y cierta libertad que le daba su madre al único hijo Sergio Alejandro, se hizo patente durante un carnaval que se organizó en Bogotá en los años 60, que recorrió la carrera séptima desde la Plaza de Bolívar, hasta los predios de la Brigada de Institutos Militares en Usaquén, entonces Municipio anexado. En la noche, tras móviles de emisoras y empresas de publicidad, con sus cornetas sobre el techo de las camionetas panel, emitían música bailable y el jolgorio se hizo indescriptible.



En la carrera Séptima con calle 17, cerca donde vivían los Rueda, una familia con dos hijas de entre 9 y 12 años, permitieron que el chico Sergio Alejandro bailara y bailara con las niñas hasta bien entrada la noche y al momento de despedirse, el padre le entregó como propina al improvisado bailarín que había distraído a sus hijas, un billete de cinco pesos. Todo un dineral para un pelafustán que dichoso compró un juego de pistolas al cinto, un sombrero, gaseosa y papas fritas, era el primer dinero ganado sudando pero en la vía, bailando con total felicidad como hubiese querido que fuera así toda su vida.





Otras travesuras de niñez ocurrieron cuando alejandrina trabajaba en el Centro de Salud de San Blas, lugar circundado por montañas y un extenso bosque, donde había un aserrío en el cual embelesado miraba cómo los obreros cortaban añosos árboles que convertían en enormes maderos para postes de energía o para enviar a industrias de muebles. En el restaurante el pelafustán era bien recibido por los obreros y compartía con ellos el almuerzo.



Una tarde de jueves en compañía de dos chicos más hijos de los empleados de la salud, fueron a un viejo parque de atracciones localizado junto a un lago que existió entre los barrios San Cristóbal y San Blas, el cual sólo funcionaba sábados y domingos. Ante la insistente súplica de los emocionados niños que mostraron los ahorros de las onces de toda una semana, hicieron abrir y encender una máquina para montar en lo que les parecía mágico. La Rueda de Chicago la cual con ensordecedor chillido, giró y giró para alegría exclusiva de estos improvisados clientes, cada uno ocupando una silla y contemplando desde arriba el panorama de ese sector oriental de la fría Bogotá.



LAS VACACIONES EN BUCARAMANGA



La travesía por tierra de Bogotá a Bucaramanga, en los buses de carrocería de madera, de los empresas Berlinas, Copetrán u Omega, que inicialmente se denominaba Transportes Pómeca, era toda una odisea, pues se iniciaba viaje a las 3 A. M., luego de más de 12 horas de tránsito por las vías de Santander totalmente destapadas con el más terrible polvero y el temido paso por “Pescadero”, llegar a la ciudad de los parques después de medio día era un alivio. Se arribaba al Parque Centenario, donde el aroma de los árboles de mango, la vista de algunas palmeras, y la cordialidad de los Bumangueses de entonces, dejaba una grata sensación de tranquilidad y bienestar en los viajeros.



Inolvidable el paseo a la Finca de Lebrija, el sabor de la gallina criolla pasada con guarapo campesino; disfrutar del pozo de la Angula, pero mucho mejor era el regreso a la ciudad, cuando apenas caía la noche y la familia y amigos paraban a la entrada del casco urbano de Lebrija donde existía dos bailaderos provistos con viejas rocolas o tocadiscos que al echarles una moneda de 2 pesos, dejaban sonar los temas tropicales de los CORRALEROS DE MAJAGUAL el furor de los años 65 a 69, “La Hierbita”, “ Hace un mes “ y “Los Sabanales”, sonaban y sonaban y con las primas y tías, el relator bailaba y bailaba sin descanso. Que maravillosa la vida cuando se es niño. El descenso después de Aeropuerto dejaba ver las nostálgicas luces de la ciudad que con las antenas de las Emisoras de Radio enclavadas en las montañas circundantes daban una mágica vista con sus faros intermitentes.


AÑOS DORADOS Y TIEMPOS GRISES



La Radiodifusión fue el gran atractivo y compañía del niño Sergio cuyo deseo de aprender a leer le permitieron que en el Kinder del Liceo Ingles de la Calle 24 con Carrera 5 de Bogotá, recorriera las cartillas de Alegría de Leer y Nacho hasta llegar a la de Segundo de Primaria, mostrando vocación para la lectura y la actuación, como lo demostró en el sainete de Blanca Nieves en el cual actuó.


De leer todo lo que salía en los diarios y escuchar los noticieros radiales, uno llamado MIRÓN INFORMA La Tribuna de la Patria que era famoso; el de RADIO SANTA FÉ, y su emblemático Locutor EFREN YEPES LALINDE de 5 a 7 A.M.; el Reporter Essso de la Emisora NUEVO MUNDO, hoy Caracol Radio, con la mejor voz de la Radio de todos los tiempos: La de JULIÁN OSPINA MERCADO, vivía enterado de la violencia fratricida de los años 60 que estremecían diversas regiones del país; especialmente El Tolima, el Quindío, el Valle y Santander execrables hechos de los cuáles guarda recuerdo de los remoquetes de esos oscuros y malignos personajes que protagonizaban dantescas escenas en tan hermosos parajes de Colombia: Tarzán, Resortes, Sangre Negra, Chispas, Desquite y el Siete Colores entre los más sanguinarios.



Cuando Sergio Alejandro era alumno de primaria del Colegio Claretiano, comunidad religiosa que poseía el Seminario Mayor en Bosa y regentaba el Colegio Guanentá de San Gil, mientras que el de Bogotá era dirigido por el adusto Cura Alfonso Olaya quien mantenía a los alumnos al tanto de los hechos importantes que ocurrían a diario, a través de los parlantes ubicados en los salones y en los dos grandes patios de la institución; época en la cual ocurrieron varios sucesos, uno de ellos que estremeció al mundo y otro a la nación entera.



El primero, fue un día de noviembre de 1963 el vil asesinato del Presidente demócrata JHON F. KENEDY en Dallas – Tejas – y la asunción de LINDON B JHONSON al poder en los EEUU. Kennedy había visitado a Bogotá unos años antes y su gobierno contribuyó a la construcción del Barrio que lleva su apellido.



A mediados de 1965 la Radio transmitió la singular operación militar en la que se dio de baja al temido bandolero conservador Efraín González Téllez de triste recordación en Santander, pues había cometido hacía algunos meses, la terrible masacre de la Cantarrana en el municipio de Puente Nacional, uno de los hechos más dolorosos de la violencia política de entonces, con más de 13 víctimas indefensas. Esa tarde con atención y asombro Tamasco Torres, Armando Gómez, Alfonsito Amaya compañeros de banca de 4 de primaria del narrador, se enteraron del atronador combate y a la salida después de las 5 P. M. corrieron presurosos a casa a sintonizar la emisora que en directo transmitió semejante hecho.




El enfrentamiento duró más de 5 horas, varias emisoras de radio dejaban escuchar los disparos de artillería, y el zumbido de fusiles y metralletas que conmocionaron a la ciudad, hasta conocerse que el bandido fue abatido cerca del anochecer, por las fuerzas militares que se desplegaron por todo el Barrio San José al sur de Bogotá.



Pero no faltaron las increíbles aventuras de los jovenzuelos de 12 años, como cuando evadiéndose de las clases, los tres amigos Gómez, Amaya y Rueda , decidieron a escondidas, ir al nuevo Aeropuerto El Dorado que había reemplazado al viejo aeródromo de Techo, donde funcionó después el Hipódromo del mismo nombre.



Una vez allí montaron en viejos DC3 y otros aeroplanos en desuso, parqueados en un extremo de las instalaciones de El Dorado. No contentos con ello, decidieron sin medir peligros ir a una de las pistas y allí simular despegues con los brazos extendidos, hasta ser observados sin saberlo, desde la torre de control por lo que ordenaron el retiro de los jovencitos por el personal de bomberos que los entregó a la Policía Nacional dado el riesgo que representaban para la operación aérea. Era cumplir el viaje soñado de todo impúber, en un carro de Bomberos con el ulular de la sirena y las luces destellantes de alerta a toda velocidad. ¡Fue grandioso para ellos¡




En la Estación Policial quedaron retenidos durante muchas horas; pese a ello, jamás revelaron de qué colegio eran alumnos y después de las 6 P. M., los dejaron en libertad. Cansados y hambreados, tuvieron que enfrentar cada uno merecida reprimenda en casa.



Sergio Alejandro explicó que había sido secuestrado por unos desconocidos y que gracias a un descuido, había escapado de sus captores. En el fondo tenía razón pues fue un procedimiento abusivo de parte de los uniformados, tratándose de niños de apenas 12 años, a quienes retuvieron durante más de 8 horas. Por entonces no había normas de protección ni defensoría de la niñez ante quien acudir.

La magia de los Trenes y Auto ferros también tuvo influjo en su pre adolescencia, gracias a que la madre durante algunos meses de receso de su empleo público, administró el Restaurante Espartaco ubicado cerca a la Estación de la Sabana, establecimiento al cual algunos de los maquinistas de los Ferrocarriles Nacionales iban a almorzar o a cenar después de sus turnos. Idas y venidas a montar en pequeños recorridos en los trenes de carbón que lanzaban oscuras humaredas por sus chimeneas y grandes bocanadas de vapor de agua por los lados de las enormes locomotoras.



Una mañana con los recursos de la merienda de un par de días, se aventuró a un viaje en tren a otro municipio. Compró un tiquete al Municipio de Útica destino que le pareció cercano a la capital. Pero 3 horas después de viaje, se sintió perdido, alejado de Bogotá y asustado pues no llegaría a almorzar y podría ser descubierto en la pilatuna.



Rogó a los maquinistas pararan en la estación más cercana, en un punto llamado Los Rosales detuvieron momentáneamente el tren y de allí, por la carrilera caminó de regreso, hasta encontrar una carretera y transportarse a dedo Hasta Bogotá. Fue una situación de angustia, ante lo desolado de esos parajes tan desconocidos para un jovencito de 13 años. Aventura que a Dios gracias culminó bien, arribando después de la 1 P. M. al Restaurante Espartaco, prometiéndose jamás volver a cometer otra imprudencia.

DESAPARECEN LAS PRIMERAS AMISTADES




Como el Colegio Claretiano fue trasladado al Seminario de Bosa, muchos de sus alumnos emigraron a otros planteles privados. Sergio Alejandro fue matriculado en el Quinto de Primaria en 1967, en el Colegio Terciario Franciscano que funcionó en la Calle 20 Carrera 5 de Bogotá. La familia por esa época se instaló en la celebrada Carrera 3 con calle 21 cercana a la Fábrica Fenicia que producía botellas para la cervecería Germania que le dio el nombre a ese sector. Allí embelesado veía salir de los hornos las botellas de vidrio al rojo, que desfilaban cual modelos por los rieles de conducción hasta enfriarse y ser agarradas por brazos mecánicos que las depositaban en cajas de madera. Fue allí donde creyó entender la razón por la cual, los señores tomaran tanta cerveza en las tiendas Bogotanas. Claro, la sed provenía del fuego, del calor con el cual se producían las botellas.

De sus compañeros de aventuras Armando Gómez y Alfonsito Amaya no volvió a saber jamás, pues fue una década sin computadores, ni correo electrónico, celulares, ni wtassap. A lo sumo teléfonos fijos que eran exclusivos para empresas, oficinas comerciales y gubernamentales y un número reducido de familias por supuesto muy adineradas pues era un servicio costoso.


El más inolvidable de los profesores de la primaria fue el director de grupo 5º del Colegio Terciario, Lic. PABLO TEODORO GUEVARA, insigne educador que organizó con la participación de todo el curso, la Cooperativa Estudiantil la cual encargó al alumno Sergio Alejandro, responsabilidad que estimuló al niño para seguir más adelante estudios de Comercio y fundamento para enrumbarse primero en la Radiodifusión y luego en la Rama Judicial como excelente mecanógrafo y gran lector.

Sin embargo, el trato por parte de doña Alejandrina para con el niño fue desatinado y de excesivo rigor; no obstante los buenos resultados y al esfuerzo por ayudar en casa y en los negocios de la madre, pues ella fue dada al ejercicio del comercio en varias cigarrerías o almacén de variedades, que compraba a bajo precio, las surtía y mejoraba y luego las vendía con ganancias. Tal situación hizo que decidiera huir tiempo en el cual interrumpió estudios viéndose precisado a trabajar, a veces en una cafetería, en otras como playero en la Estación de Flotas intermunicipales que viajaban por la Autopista Norte a municipios de Cundinamarca y Boyacá. Así denominaban los conductores a los muchachos que anunciaban a voz en cuello la salida de los buses a sus destinos.



Cerca de allí, tuvo que improvisar junto con otro pelafustán una camada en una caseta, donde pernoctaron sin peligro y con lo poco ganado, alimentarse y comprar ropita de segunda y lustrar zapatos con una caja alquilada a un lustra botas, para obtener algún dinero cuando no había trabajo en los buses o en la cafetería. Fueron 15 días de privaciones y aventura que fortalecieron al pre adolescente para siempre.



PRIMEROS GRADOS


Pese a la difícil relación materna, pudo culminar con muy buenas calificaciones la primaria para iniciar alternamente los estudios de Comercio y de Radiodifusión, en el Centro de Estudios de los hermanos MANUEL Y JOSÉ IGNACIO CABRAL JIMÉNEZ y de Bachillerato en el INSTITUTO ALEJANDRO HUMBOLDT de la Calle 63 en Chapinero, convertido muchos años después en una famosa institución. La familia por entonces residió varios años en la calle 87 del Barrio Polo Club al Norte de Bogotá.



En 1970 obtuvo diplomas de Comercio y de Radiodifusión, para dedicarse a su primer trabajo como Locutor de Radio en la Voz de Colombia e incursionar en otras Emisoras como Radio Suramérica y Radio San Diego de Bogotá. Más tarde tuvo la fortuna de ser aceptado por don MANUEL IGNACIO VANEGAS Director del Elenco de las Radio Novelas de Caracol en la Calle 19 # 8-41, pues sus profesoras las actrices FLOR VARGAS y MARIELA HOME LOZANO, calificaron su voz como óptima para ese oficio.




Allí conoció personalmente a los Radio Actores del momento, que luego pasaron a la Televisión Colombiana: CARLOS DE LA FUENTE, GILBERTO PUENTES, CHELA DEL RÍO, LUCY COLOMBIA ARIAS, LUIS CHIAPPE, HÉCTOR RIVAS, GASPAR OSPINA y al insigne locutor deportivo CARLOS ARTURO RUEDA C. quien le dio a conocer que sus ancestros provenían de Málaga de la Provincia de García Rovira de Santander, pese a haber nacido en Costa Rica.



Sin embargo doña Alejandrina como mujer dominante, decidió que la Locución o la Radio actuación no era lo esperado para su hijo, pues era bueno para la redacción, la mecanografía y la lectura. Habló entonces con el Director del Elenco Caracol, Miguel Ignacio Vanegas al que le hizo saber que deseaba que él joven siguiera estudios superiores, actitud que frustró la aspiración del joven, lo cual le hubiera permitido escalar en la Radio y muy seguramente en la Televisión con la guía de sus estimados profesores.


A solicitud de doña Alejandra como se le conocía a la mamá del joven locutor, el Magistrado de la Corte Suprema de Justicia Dr. HUMBERTO BARRRA DOMINGUEZ, amigo de la juventud de don Alejandro Rueda Gómez en San Gil, recomendó a Sergio Alejandro ante el Tribunal de la Perla del Fonce y de inmediato fue nombrado en el Juzgado Promiscuo de Puente Nacional el 1 de septiembre de 1971 como Escribiente Grado 5. El Magistrado López Ballesteros de la Sala Civil, le sugirió hacer motilar la melena y dejar de usar la bufanda de joven de la radio, para acomodarse a la adustez propia de la administración de Justicia.




Aparentemente perdería la vocación de la radio, pero ganaría experiencia y rápidos ascensos en la Rama Judicial, gracias a su buena redacción, ortografía, rápida lectura y excelente mecanografía, pues meses después pasó a Oficial Mayor Grado 7 en el mismo Despacho y luego escalar otros cargos judiciales en diferentes Municipios de Santander.



______________


ALEJANDRINOS HISTORIAS DE VIDA II PARTE



3 de febrero de 2021.




PUENTE NACIONAL, OIBA Y VÉLEZ TORBELLINOS, PASILLOS Y GUABINAS



Puente Nacional es un lugar emblemático pues fue uno de los escenarios de la Revolución de los impuestos a la que se llamó de los Comuneros en 1781 y donde además, como lo rememora este relato, también de los hechos luctuosos de la Canta Rana en la violencia de los años 60. Es decir es un Municipio referente histórico de Colombia.



Arribar de la fría Bogotá en el último cuatrimestre de 1971 a este pintoresco pueblo, aromatizado por los árboles de guayaba y de naranjas que circundan el casco urbano, cuya Iglesia Parroquial en construcción para entonces, carecía de Torres y campanario, en ella oficiaba el Cura OCTAVIO ARIAS. Fue muy grato instalarse en el hotel Viajero propiedad de los esposos LUIS TOVAR MORA y BALBINA GARCÍA, él era un personaje legendario, pues compartió andanzas con CARLOS BERNAL, bandolero Liberal que le hacía frente a Efraín González.



El “Pintao” como le decían al flaco personaje, enseño a Sergio a disparar tiro al blanco con diversas armas. Esa familia le brindó especial amistad, en medio de la cálida temperatura que abrazaba mañana y tarde al rolito como le decían al joven Escribiente Grado 5 del Juzgado Municipal de Puente Nacional.


El primer contacto con la cultura, las costumbres y la jurisdicción del Circuito de Puente Nacional, fue en la Chicharrona, el restaurante típico más famoso del lugar, donde su propietario don José además de lo delicioso de las viandas, ofrecía el folclor de la región, con música de tiples, bandolas y guitarras con las melodías de la provincia: Torbellinos y Guabinas.



Allí se reunían los funcionarios de los Juzgados y del Municipio que eran VIRGILIO FARFÁN JOYA Juez Penal del Circuito, HÉCTOR PÏNZÓN OCHOA Juez Municipal, DUSTANO MURILLO y MARCOS CAMACHO Secretarios Judiciales, JULIO SIERRA RINCÓN Oficial Mayor, MARGARITA VARGAS notificadora. LUIS ARCESIO PEDROZA Alcalde, JORGE DURÁN AGREDO Secretario de la Alcaldía, JORGE CHÁVEZ Tesorero y clarinetista, el magnánimo ALFREDO PINZÓN ANGULO Recaudador de Impuestos, ANA MARÍA VALENZUELA Secretaria de la Notaría, DANILO CASTIBLANCO el Veterinario del Departamento; sus grandes amigos JORGE GONZÁLEZ Escribiente de la Alcaldía y LUIS ARSENIO SANTAMARÍA ZAFRA del Instituto Técnico entre otros personajes de la localidad, que aún recuerda el narrador.


El amor por la Radiodifusión no desapareció, pues la celebración del día de las Mercedes en septiembre de 1971 en la Cárcel de Puente Nacional, fue especial y en ella estuvieron presentes de la Emisora VOZ DEL RÍO SUÁREZ de Barbosa, EUTIMIO FONSECA Gerente, JOSÉ IGNACIO FONSECA Locutor y ORLANDO MEZA control de sonido y con ellos entró en comunicación. Sergio Alejandro Rueda Moreno, egresado de la Academia de Radiodifusión Cabral Jiménez, fue invitado a los estudios y vinculado como locutor de la Emisora los días sábados en la tarde, domingos, festivos y en las transmisiones de las ferias de las poblaciones cercanas entre 1971 y 1973, en las que laboró junto a los hermanos NESTOR MIGUEL y JOSÉ TOMAS CÁRDENAS de Barbosa, cuya familia acogió de manera muy especial al pequeño gigante como le decían al novel locutor y servidor judicial. Fue así como pudo conocer las pintorescos Municipios de Barbosa, Moniquirá, Gûepsa, Santa Ana, San José de Pare y Suaita.



En la Cárcel de Puente Nacional residió muchos años, un interno que hizo del establecimiento su lugar preferido. JOSE MARÍA GUAQUETA CHALA, servía de estafeta a la Dirección y al personal de vigilancia y demás reclusos. Por lo menos en dos oportunidades cuando estaba a punto de obtener su libertad por pena cumplida, cometía algún desafuero, se evadía y al ser objeto de nuevo proceso, continuaba interno y lo hacía con agrado pues decía que era su único techo y allí contaba con alimentación e ingresos por sus trabajos, entre otros, la elaboración de las declaraciones de renta de los empleados municipales, incluido las del narrador.




MAYORES RESPONSABILIDADES



El certificado en estudios de Bachillerato Comercial, su buen aprendizaje y la decisiva palanca del Magistrado de la Corte Suprema que lo apoyó, dio lugar a que el insigne Magistrado EUCLIDES GÓMEZ PLATA del Tribunal Superior del Distrito Judicial de San Gil, lo postulara al cargo de Secretario Grado 8 del Juzgado Municipal de Oiba, ante el recién trasladado Juez Dr. HECTOR PINZÓN OCHOA, quien procedió a su nombramiento.



En Julio de 1973, por licencia del titular, Sergio Alejandro fue nombrado sin ser aún mayor de edad, como Juez Promiscuo Municipal de Oiba en provisionalidad, y tomó posesión ante el Alcalde del Municipio Don ARIOSTO SANTANDER NAVAS, de quien fue amigo personal y colaborador en aspectos de procedimientos judiciales, administrativos y en la difusión de los actos oficiales del lugar. ARIOSTO SANTANDER, había sido joyero y relojero de grandes marcas y todo aquél con el que interactuaba o lo visitaba en la Alcaldía, salía con uno de sus famosos relojes distribuídos por tan efusivo Alcalde.





En el Pueblo Pesebre el narrador siendo aún demasiado joven, decidió contraer matrimonio en 1974 con la Educadora MYRIAM PACHECO CAMPOS. Su amigo El Sacerdote OCTAVIO ARIAS ARIAS, viajó desde Vélez y le pidió al Párroco RAÚL SÁNCHEZ, que le permitiera oficiar el ritual por el aprecio a quien desde Puente Nacional había vinculado a la Organización Scout como Jefe de Distrito. De esta unión se procrearon cuatro de sus hijos.



Inolvidables personajes del “Pueblito Pesebre” con quienes tuvo amistad para 1973 fueron LUIS GONZÁLEZ, Personero Municipal; el viejo PEDRO MARÍA PITA, notificador y carcelero, LUIS ENRIQUE CORZO, Inspector de Sanidad, GERARDO MANTILLA el indio, propietario de la Droguería Oibita; LUIS EDUARDO NIÑO, de los más longevo de Oiba, patriarca liberal, dueño de la otra droguería y ajedrecista; EDUARDO RUEDA BARRERA, el acaudalado del pueblo, dueño de Puente Vargas la finca cafetera más importante de Santander, BELARMINO RAMÍREZ papá de Luis Fernando quien posteriormente fue Ministro de; AVELINO CALDERÓN, famoso por las gotas de la salud; ALFONSO CUBILLOS, HERNANDO ARIZA, LUIS LEGUIZAMON del grupo de cuerda los Luceros de Oiba; doña INES la sombrerera; BERNARDO, ALVARO Y CARLOS PORRAS, caballistas; GLORIA, CECILIA y JORGE RIVERA, distinguida familia amiga; ANGEL MARÍA GALVIS, presidente del Concejo Municipal, excelente conversador y gran conservador; PEDRO MARÍA RAMOS, jovial pero asustaba con su presencia en el mercado; INOCENCIO SANTAMARÍA y CELINA PACHECO, propietarios de la principal Estación de Gasolina la de arriba; FELIPE MARTÍNEZ dueño de la estación de abajo; su esposa EVELIA de MARTINEZ Directora de la Normal Superior; los Padres RAÚL SÁNCHEZ Párroco y NESTOR APONTE Director de los Luceros de Oiba ganadores del premio de Coltejer a la música Colombiana y el MD Veterinario VARGAS, PABLO FARFAN Técnico de Fedecafé y su esposa ELVIRA GARCÍA son personas a quienes recuerda de manera grata.



En los principales acontecimientos del Municipio Don Ariosto Alcalde, como la Directora de la Normal Licenciada EVELIA DE MARTÍNEZ designaban al Locutor Sergio Alejandro Rueda M. como Maestro de Ceremonias, incluso cuando se presentó el Disco Amanecer Socorrano de los Coros de la Casa de la Cultura de los maestros FELIPE y GUSTAVO DURÁN LÓPEZ de cuyos integrantes se destacó al Médico HERNÁNDO GONZÁLEZ PINILLA a la bandola y quien practicaba el examen de aptitud física a los jóvenes desnudos que debíamos presentarnos al servicio Militar en el Batallón Galán del Socorro.





Muy destacados personajes de Oiba, fueron el Educador y Radiodifusor don NESTRO PÁEZ RODRÍGUEZ, quien en las Emisora Radio Bucaramanga mantuvo espacios de grata recordación como “Cuando llega la Tarde” de música vernácula, poemas y apuntes culturales, Emisora en la cual este narrador desde el Radio Teatro de la Emisora ícono de la región, ubicado en la parte interior del Edificio Colseguros de la calle 36 con carrera 15, actuó como Maestro de Ceremonias durante varios meses al presentar la Rondalla Bumanguesa grupo musical dirigido por el Maestro ALFONSO GUERRERO, emblemático programa en vivo a las 12 P. M. de lunes a viernes y que se llamó “Ronda Musical del Medio Día”. Don NESTOR PÁEZ además de la poesía era un erudito en el folclor patrio y muchas veces fue mi consultor en esos temas. La Radio Bucaramanga en los años 80 era propiedad de don JORGE SERRANO RUEDA, quien gentilmente me vinculó a ese espacio con un pago semanal de $4.000.



Don NESTOR PÁEZ RODRÍGUEZ un par de años antes había desempeñado el honroso cargo de Secretario de Educación de Santander, en el cual con su don de gentes, desarrolló una gestión importante como maestro conocedor del medio de sus necesidades. Luego descollaron sus espacios en LA RADIO MELODÍA de Bucaramanga propiedad entonces del ilustre periodista Zapatoca RAFAEL SERRANO PRADA, allí volvimos a encontrarnos en las lides de la Radio pues durante ocho años participé como libretista y sub director del programa cultural de gran formato como fue HOMO SAPIENS, dirigido por el periodista J.R. RAMOS, con dos horas de duración todos los domingos y que retransmitían además EMISORA JOSÉ ANTONIO GALÁN del Socorrro de propiedad del señor HELIO ZAMBRANO y la RADO CATATUMBO DE OCAÑA la cual dirigía don EFRAÍN LOBO MACGREGOR un viejo conocido desde mis primeros tiempos de la Radio en Bogotá.





PRÓSPERO RUEDA RODRÍGUEZ, insigne periodista y columnista, ocupó diversos cargos en VANGUARDIA LIBERAL, donde laboró al lado de su fundador el Dr. ALEJANDRO GALVIS GALVIS, hasta llegar a ser Director del Periódico más importante del oriente del país, es otro hijo ilustre del “Pueblito Pesebre” , quien me alentó muchas veces a no dejar del todo la radio y el periodismo y permitió que Vanguardia me publicara algunas columnas como la que redacté para el homenaje a su primo don NESTRO PÁEZ RODRÍGUEZ, que OIBA con Don ARIOSTO a la cabeza, le ofreció en el año de 1979, columna que titulé ” Y Reverdeció el Samán en Oiba”, pues se le otorgó la condecoración máxima del Municipio, la Orden del Samán, el mítico centenario árbol que se mantuvo durante unos 300 años en la Plaza principal del pueblo, acto en el cual igualmente oficié como Maestro de Ceremonias.





La siguiente aspiración fue la de trabajar en Instrucción Criminal, Despachos Judiciales de mayor jerarquía y remuneración, a donde fue promovido gracias a los excelsos Magistrados del Tribunal de San Gil, Doctores EUCLIDES GÓMEZ PLATA Y HÉCTOR GÓMEZ URIBE el hijo de Oiba más ilustre de ese terruño, quien promovido años después como Magistrado de la Corte Suprema de Justicia fue electo Presidente de la Sala de Casación Civil.



Estas dos importantes figuras fueron sus grandes adalides. Por ellos, El Abogado Héctor Pinzón Ochoa fue nombrado Juez Quinto de Instrucción Criminal del Distrito con sede en Vélez y gracias a su apoyo se designó como Secretario Judicial Grado 10 al Bachiller Comercial Sergio Alejandro Rueda M.



La capital de la Provincia de VÉLEZ, también lo era del folclore musical. Hasta 1970 había sido Cabecera de Distrito con Tribunal Superior el cual quedó integrado al de San Gil por la reforma Lleras Restrepo de 1969 y 1970. LA VOZ DEL CARARE fue Emisora insignia de los años 1970 a 1980 a cargo de transmitir todas las actividades públicas y en especial, la magnífica Feria de Vélez celebrada en agosto de cada año.



Como era de esperarse, a ella fue vinculado Sergio Alejandro Rueda entre octubre de 1973 y agosto de 1975. GERMAN CORREA OLARTE su Gerente, destinó para él una bonita habitación en el segundo piso de la Emisora para reconocer los servicios de locución de 6 a 7:30 A. M. y de 6 a 10 P. M. de lunes a viernes y de dirección del elenco de Radio, hasta cuando la Emisora pasó a manos de Carlos Ariel Sánchez en 1975. ROSENDO y ALBEL GRANDAS RINCON, uno Alcalde y el otro Secretario del Juzgado del Circuito, OLEGARIO PORRAS BLANCO, Periodista y buen amigo; el Mono ARIZA, Notario; HUGO NAVARRO SANCHEZ, Gerente del Banco Popular y JORGE OLAVE del Almacén Phillips entre otros son personaje de muy grato recuerdo. Precisamente en Vélez la amistad con el Registrador del Estado Civil LIBARDO GONZÁLEZ hizo que al cumplir 21 años de edad, le expidiera la cédula de ciudadanía y por ello se le ha considerado hijo Veleño, no obstante haber nacido en Bucaramanga.

En varias oportunidades fue designado en provisionalidad como Juez 5º de Instrucción Criminal radicado en Vélez y participó de investigaciones de casos emblemáticos como un cuádruple homicidio en Santa Rosa de Cimitarra a orillas del Río Minero y la defraudación de más de 220 cabezas de Ganado del Fondo Ganadero de Caldas en la región de Puerto Parra, investigación que le permitió conocer el magdalena medio e ir a Medellín en misión instructiva.

SI PASAS POR SAN GIL AMIGO MÍO



En 1976 cuando se desempeñaba como Secretario del Juzgado de Puente Nacional, Despacho a cargo de un novel pero excelente abogado de Externado Dr. EDUARDO MUÑOZ SERPA, recibió una llamada por iniciativa del Magistrado RAÚL RUEDA DURÁN, de quien no era tan amigo, para ser nombrado como Secretario del Juzgado Primero Penal de San Gil, en el cual durante varios meses fue designado Juez en provisionalidad.




Llegar a la Cabecera del Distrito Judicial, siempre ha representado en la Rama Judicial un logro o reconocimiento a los más destacados funcionarios. Fue una aspiración que había quedado aplazada cuando le fue ofrecido por el inolvidable Magistrado Doctor EUCLIDES GÓMEZ PLATA el cargo de AUXILIAR DE MAGISTRADO en el Tribunal Superior, en 1975, en esa ocasión una intriga de otro Magistrado frustró la gran oportunidad, pero se compensó con su nombramiento en Instrucción Criminal.

San Gil fue un tránsito esencial en su progreso. El Padre OCTAVIO ARIAS, como Ángel Guardián, habló en el antiguo seminario San Carlos, para que le dieran una habitación, mientras conseguía una vivienda para él y su familia. Gran gesto de tan noble cura que nunca olvidará en sus oraciones su amigo Sergio. Para fortuna suya, en la casa de Monseñor Pinto, muy cercana a la Catedral, las familiares del prelado, le ofrecieron una excelente habitación con vista a la calle y allí se instaló durante varios meses, mientras obtenía el traslado de su esposa e hijos Sergio y Harvey, de Oiba a San Gil.



Para ello fue significativa la ayuda de la Personera Municipal la señora PRISCILA FORERO y el Inspector de Educación JOSE VICENTE NIÑO. El Juez Primero era el Dr. RODRIGO MURILLO VARGAS, el Segundo el Dr. VICTOR ARCINIEGAS, y el Juez Civil Municipal lo desempeñaba el Dr. PEDRO RUGELES ARANDA y los Secretarios Judiciales el no menos famoso ALFONSO CARANTON y LUIS RODRÍGUEZ y sus apreciados compañeros del Juzgado Primero, JAIME DIAZ M., ROSALBA ORTIZ y JUAN JOSÉ GALVIS, quien fue su reemplazo cuando fue trasladado a Bucaramanga y cuya amistad perdura en el tiempo. Grato recuerdo de los Abogados JAIME TORRES REYES y MARÍA DOLORES CALA titulares del Juzgado Primero Penal de San Gil con quienes laboró con gran armonía en diferentes periodos.



Personajes de la Perla del Fonce de la época Eran LUIS CAMACHO RUEDA ex Alcalde, su hermano el Magistrado de la Corte Suprema de Justicia Dr. AURELIO CAMACHO RUEDA compañero de Sala Penal del Maestro HUMBERTO BARRERA. Como Alcalde oficiaba el Coronel GALVIS ACUÑA, el Secretario de la Alcaldía don RICARDO TIBADUIZA y con ellos trabajaba el pintoresco personaje DANILO LAROTA, quien de saco, corbata y peinado con gomina, recorría las calles y daba órdenes a los aseadores municipales de quien era el jefe. Cuando se le preguntaba por sus funciones mencionaba que era el Secretario de Salubridad Pública y a él se debía que San gil permaneciera como una tacita de plata.

Otros personajes populares eran ULPIANO GÓMEZ, conocido como “Mentira Fresca”, propietario de un afamado piqueteadero atendido por su esposa a quien llamaba “Misia revólver”. Su jerga era simpática y entretenida, allí los funcionarios de la Rama Judicial eran muy bien atendidos. En alguna ocasión un Magistrado recién posesionado en el Tribunal, le preguntó por un enorme hure o tinaja de barro de donde sacaba jarradas de bebida fermentada, a lo cual le explicó sin desparpajo que no era guarapo lo que servía, a la clientela, sino auténtico vino de frutas y diciendo esto metió la mano al recipiente y sacó un racimo de uvas que dejó sorprendido a los asistentes. El bendito racimo era una imitación de plástico. Así eran los apuntes de mentira fresca.



Don ISAÍAS SOLER, era el hombre más rico de San Gil, poseía una vieja pero bien cuidada camioneta Panel Dodge, en su edificio, poseía la bodega más grande de empaque, ubicada frente a la Casa de Mercado arriba de la carrera once. Persona afable, bonachón, de vestir sencillo era un gran colaborador más de una vez facilitaba la camioneta a los Juzgados cuando había que trasladarse de sede.

Los médicos de San Gil, eran EDUARDO PLATA CAMACHO pediatra, MIGUEL CASAS FLOREZ acertado médico general, un gran Cirujano el Dr. HERNANDO ARANGO PINTO y el Dr. PLATA LEON, quienes atendían con gran vocación a los servidores públicos, aun cuando en el Magisterio no gustaban de este último no obstante ser una gran persona; sin embargo como debía atender la enorme cantidad de profesores y profesoras de la región, siempre tuvo la censura de este gremio.


La vocación Radial tampoco tuvo pausa en San Gil, puesto que el buen amigo CARLOS BERMÚDEZ MURCIA de origen Boyacense con quien compartió transmisiones deportivas en La Voz del Río Suárez de Barbosa, fue designado Gerente de la Emisora ARMONÍAS DE SAN GIL, de R.C.N. y lo invitó a dirigir un espacio musical de 7 a 9 P. M. e influyó para que vincularan a Sergio Alejandro como Locutor de Planta en 1978, ofrecimiento que no pudo aceptar, pues los ingresos como Secretario del Juzgado Primero Penal superaban en mucho los ofrecidos por la cadena y tenía la aspiración de escalar a la Rama Judicial de Bucaramanga para seguir estudios universitarios.



El Tribunal Superior del Distrito Judicial de San Gil, tiene importancia histórica por haber sido creado por Decreto del Libertador Simón Bolívar y en él trabajaron destacadas figuras del Derecho. Hacia 1976 lo conformaron los Magistrados Dr. EUCLIDES GÓMEZ PLATA el Dr. HECTOR GÓMEZ URIBE de la Sala Civil Oibano. El Dr. JORGE CARREÑO LUENGAS, de Puente Nacional. Estos últimos años después fueron electos Magistrados de la Honorable Corte Suprema y ocuparon la Presidencia de la más alta Corporación del País en distintos momentos. Otros destacados Magistrados eran el Dr. RAÚL RUEDA DURÁN, el Dr. ISIDORO PAREDES, el Dr. LUIS JOSÉ BLANCO de la Sala Penal y posteriormente ascendió a la Sala Civil el Dr. PEDRO LEÓN NIÑO MENDOZA. Como Procurador del Distrito oficiaba el Dr. RAFAEL VILLAR ORTÍZ, más tarde electo Magistrado, quienes dieron lustre a tal excelsa Corporación Judicial y a la Perla del Fonce.



DE REGRESO AL TERRUÑO BUMANGUÉS



Deseoso de seguir estudios universitarios, en marzo de 1981 gracias a las gestiones de los Magistrados JORGE CARREÑO LUENGAS y RAÚL RUEDA DURÁN fue nombrado como Auxiliar Magistrado de la Sala Civil del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga por la Magistrada OFELIA SERRANO DE URIBE, en reemplazo del abogado Timoleón Acevedo, quien renunció para irse a ejercer el derecho en Barranquilla en el año 1981.



Sergio Alejandro debió postergar un mes su posesión en el Tribunal de Bucaramanga, mientras nacía su cuarto hijo FABIÁN MAURICIO, nacido en San Gil al igual que su hermana MARIAM JOVANNA.





Este fue un gran salto, pues aspiraba a ser nombrado como Secretario de alguno de los Juzgados Municipales de Bucaramanga recién creados, o en un Juzgado del Circuito de mayor jerarquía. Para fortuna suya y alegría de la familia, obtuvo el nombramiento tres escalones más arriba, en el Grado Once del Honorable Tribunal Superior, lo que en la Rama Judicial de San Gil causó revuelo pues no creían que Sergio pudiera continuar en aquel Distrito Judicial, por las circunstancias laborales de tensión con la Juez Ruth Marian Díaz que lo estimaba muy poco y la malquerencia del Magistrado Gonzalo Mejía. Por estas razones, este fue un nuevo triunfo laboral, a la Gloria de Dios.



TITULOS UNIVERSITARIOS DOCENCIA DECANATURA Y ASESORÍA EN POSGRADOS

Este ascenso y la llegada a Bucaramanga, le permitió ingresar en la UNIVERSIDAD SANTO TOMÁS, donde recibió el grado de Contador Público en 1993 y mientras cursaba la especialización en Tributaria y Hacienda Pública, fue nombrado en 1995 profesor de la Facultad en la cual permaneció hasta el año 2000 para ser postulado por el Padre Rector en la terna para Decano de la Facultad de Contaduría Pública; sin embargo como había iniciado la carrera de Derecho, no pudo continuar el proceso de elección, pero si culminar con notable éxito en el año 2005 todas las materias y graduarse como Abogado en mayo de 2007.



Dos importantes compañeros de estudios y andanzas en la UNIVERSIDAD SANTO TOMAS con quienes trabó amistad desde 1985, se mantiene vigente hasta ahora y son sus amigos de toda la vida: JUVENAL SANTAMARÍA ZAFRA y JHON QUINTERO PEÑARANDA, a quienes aprecia de corazón y agradece al Ser Superior que después de 30 años aún cuente con esas personas en las buenas y en las malas.




No fue nada fácil cursar la Carrera de Contaduría Pública y la especialización en Tributaria y Hacienda Pública en la exigente U. Santo Tomás, teniendo a su cargo cuatro hijos de su primer matrimonio. y mucho más difícil, cuando cursó la de Derecho, con dos hijos más producto de su segunda unión matrimonial. Fue todo un reto y un gran sacrificio para él y claro también para su prole a la cual no pudo dedicarle el tiempo que hubiera querido pues así se lo exigieron sus estudios profesionales.



Por esa misma razón quiere y admira con gran respeto y amor paterno a SERGIO ALEJANDRO, HARVEY OMAR, MARIAM JOVANNA Y FABIAN MAURICIO RUEDA PACHECO y a DIEGO ALEJANDRO y DANIEL AUGUSTO RUEDA CAMARGO sus entrañables hijos; quienes igual que su padre hicieron grandes esfuerzos por salir adelante en sus carreras universitarias en la UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER Sergio y Harvey; en la U. SANTO TOMÁS Fabián y Mariam en esa y UNISANGIL; en la U. MANUELA BELTRÁN Diego y en la Facultad de Derecho de UNICIENCIA los cursa el menor de todos Daniel Augusto.




En sus vidas profesionales, personales y familiares se han desempeñado sin tacha, con excelente salud y actitud mental positiva pese a los retos que da la vida. La Energía Superior del Universo, les colme de fortaleza y bendiciones. Del mismo modo exaltar y reconocer a sus progenitoras la Docente Myriam Pacheco Campos y La Tecnóloga Janeth Camargo Gómez, quienes le acompañaron cada una, en un trecho distinto de la afortunada existencia. Ruega a creador, salud y vida para estas personas.

Desempeñarse como el colaborador inmediato del Magistrado JORGE ENRIQUE PRADILLA en la Sala Civil Familia entre 1995 y 1988 fue todo un reto y gran experiencia; ejercer como Secretario Contador Liquidador de Impuestos Grado 13 en el Tribunal Contencioso Administrativo de Santander, gracias al Presidente su ex profesor de Instituciones Políticas el Doctor JOSÉ PADILLA VILLAR entre 1988 y 1989, fue una gran satisfacción y requisito para obtener la Tarjeta Profesional de Contador Público como egresado de la UNIVERSIDAD SANTO TOMÁS.



En esa misma Facultad a cargo del Dr. ROBERTO PLATA GÓMEZ, lo designaron catedrático de Finanzas Públicas y Contabilidad Gubernamental desde 1995 y en ella permaneció hasta ser postulado en enero de 2001 a la terna para Decano Académico por el entonces Rector Fray MARCO ANTONIO PEÑA SALINAS.



El objetivo de estudiar Derecho que impulsó su regreso a Bucaramanga, quedó aplazado por el cierre de la única Facultad Nocturna que había en la ciudad, lo cual dio lugar a enrumbarse mientras tanto por la Contaduría Pública en 1985, una profesión muy próxima a la del Abogado.





Cuando se abrió la Facultad de Derecho de la Universidad UNICIENCIA, no dudó en matricularse en la primera promoción en la cual descolló entre los más aventajados y tuvo la fortuna de contar con excelentes docentes como los Doctores JAIME ARDILA BARRERA en Constitucional, JUÁN JOSÉ GÓMEZ TURBAY, EDUARDO MUÑOZ SERPA, JUAN CARLOS PEDROZA y SOCORRO JEREZ VARGAS en Civil, FRANCISCO SERRANO en Comercial, el Dr. JUAN MANUEL RODRÍGUEZ en Penal el Dr. GERARDO DELGADO SILVA en Probatorio, la Dra. DALILA NIÑO DE MARÍN Procuradora Judicial II en Derecho de Familia y el Dr. OSCAR PERICO en Humanidades. Muy ilustres profesionales que constituyeron enorme fundamento para su posterior desempeño en el Tribunal, en la Docencia y en el ejercicio como abogado independiente en Bucaramanga, Santa Marta y San Gil con reconocido éxito.

Su doble perfil profesional además fue reforzado con tres importantes diplomados en Derecho Penal y Disciplinario; Docencia Universitaria; Fundamentación Política y Liderazgo Social.



Por gentil decisión del Rector Dr. JAIME ARDILA BARRERA y el Decano de la Facultad de Derecho Dr. JUAN CARLOS PEDROZA, la Universidad Uniciencia, vinculó en el año 2008 a Sergio Alejandro Rueda M. como profesor de Hacienda Pública y Derecho Tributario y la Rectoría lo nombró como Decano de la Faculta de Contaduría Pública, de los cuales se retiró para dedicarse a la Docencia de Posgrados en la Especialización de Revisoría Fiscal y Contraloría en la cual permaneció entre 2010 y 2016 en los convenios de la UNIVERSIDAD REMINGTON e INTERAMERICANA DE EDUCACIÓN SUPERIOR de Bucaramanga, Barrancabermeja y San Gil.





La bendición del Creador, le permitió invertir en 2009 en el Proyecto Turístico BRISA MARINA del Rodadero Sur de Santa Marta, en cuyo apartamento pudo habitar cuando fue nombrado como Abogado Asesor de Posgrados en la Universidad Remington Sede Santa Marta, cargo en el cual laboró entre septiembre de 2012 con motivo de su renuncia voluntaria al cargo del Tribunal Superior de Bucaramanga y hasta el año de 2014 cuando al obtener la pensión de retiro por cuenta de la Nación, decidió regresar a Bucaramanga su tierra natal, a estrenar su actual Apartamento en el Paseo España y dedicarse a escribir que es lo que más le agrada.



LIDERAZGO GREMIAL Y RADIODIFUSIÓN



La Asociación de Ciencias Económicas y Sociales, fundada por un grupo de profesionales de distintas disciplinas y universidades de Bucaramanga, dio lugar a importantes actividades científicas y culturales que fueron difundidas por el programa de Radio Melodía “Homo Sapiens” dirigido por el Comentarista J. R. RAMOS y cuyos libretos y locución realizó entre 1987 y 1995 Sergio Alejandro Rueda M, elegido como Presidente de la Asociación en 1995 y como miembros directivos además se destacaron el Economista HUMBERTO TORRES PRADA, el Abogado y Procurador Judicial JUAN J. GUTIÉRREZ, el Profesor de la UIS Dr. PASCUAL RUEDA uno de los fundadores y el Contador Público JUVENAL SANTAMARÍA ZAFRA.




Los insignes Periodistas HÉCTOR GÓMEZ KABARIQUE y BERNARDO SOCHA ACOSTA de la tradicional Radio Santander de R. C. N., dieron amplio espacio a Sergio Alejandro Rueda M. durante los años 1995 a 2005, en su calidad de Presidente Gremial y Profesor Universitario, como permanente entrevistado en temas económicos, tributarios y de interés general, a ellos grato recuerdo y amistad por siempre.



INFLUYENTES ABOGADOS DE SANTANDER


Hacer parte de la Primera promoción de abogados de la UNIVERSIDAD UNICIENCIA donde finalizó materias el 15 de diciembre de 2005, constituyó un verdadero triunfo frente a las penurias por las que hubo de atravesar, venció las adversidades y obtuvo la mejor calificación de su curso en la prueba de Estado y el 11 de mayo de 2007 se le otorgó el título de Abogado que se sumó al de Contador Público, a lo cual siguió el nombramiento como profesor de Derecho Tributario y de Hacienda Pública en la Facultad de Derecho, gracias a sus ex profesores Dres. JAIME ARDILA BARRERA y JUAN CARLOS PEDROZA, al año siguiente el de Decano Académico de Contaduría Pública en la misma Universidad y a su retiro de allí, vincularse como Profesor de Posgrado en 2010 del convenio UNIVERSIDAD REMINGTON- INTERAMERICANA, Coordinados por el Dr. ORLANDO JAIMES y la Dirección del Dr. FERNANDO GUTIÉRREZ, al cual estuvo vinculado hasta el 2015.



Como las nuevas normas de Carrera Judicial, variaron el requisito de estudios universitarios para exigir específicamente el Título de Abogado y un año de experiencia profesional, para el cargo de ABOGADO AUXILIAR I, gracias a estar inscrito en propiedad y en carrera, el haber adelantado los estudios de Derecho, pudo continuar como colaborador inmediato de los Magistrados JORGE PRADILLA ARDILA, OMAR GARCÍA SANTAMARÍA y MARIA VICTORIA FLOREZ PÉREZ en la Sala Civil del Tribunal Superior de Bucaramanga, entre 1990 y 2012, lo cual constituye motivo de gran satisfacción y de honroso recuerdo para SERGIO ALEJANDRO RUEDA MORENO, pues en 41 años de servicio público en la Rama Judicial, jamás fue objeto de anotación, llamado de atención ni investigación penal, disciplinaria o fiscal alguna en los más de 15 cargos desempeñados.

En el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bucaramanga, descollaron magníficos abogados que fueron verdaderas instituciones, el Dr. SAMUEL CHALELA CHALELA, quien en momentos de dificultad laboral intervino a favor de Sergio; los Magistrados LUIS EDUARDO CORZO MORALES, ALFONSO PIMIENTO, LUIS ORLANDO ARCINIEGAS B., FELIX DAVID PATIÑO de la Sala Penal; LIBARDO GARCÍA ROMERO, OFELIA SERRANO DE URIBE, ANTONIO RINCON STELLA de la Sala Civil, GUILLERMO LOPEZ y LUIS EMILIO HERRERA de la Sala Laboral entre otros.



En el Consejo Seccional de la Judicatura de Santander es destacable el ponderado ejercicio de los Magistrados de la Sala Administrativa Dr. ALVARO REY RAMÍREZ y últimamente del Dr. JORGE FRANCISCO CHACÓN NAVAS, cuya nobleza y amistad son incomparables.



Las épocas narradas, contaron con grandes abogados en ejercicio penalistas, como civilistas, en Bucaramanga, San Gil y el Socorro, cuando existían los Juzgados Superiores que fueron escenario de audiencias públicas que pasaron a la historia por su gran oratoria y versatilidad: CARLOS SOTOMONTE CAMACHO, JAIME SERRANO RUEDA, MARIO CORREA BARRERA, OMAR HERRERA ARIZA, en el área penal; ELBERTO TELLEZ CAMACHO, MARIO DURÁN, GUSTAVO SOLANO MARQUEZ, EDUARDO MUÑOZ SERPA, ALVARO SUÁREZ ZAPATA y JUAN J. GÓMEZ TURBAY en el área civil y comercial entre otros.



La renuncia voluntaria de Sergio Alejandro Rueda M., al cargo de ABOGADO AUXILIAR I del Tribunal Superior de Bucaramanga el 3 de septiembre de 2012, tuvo el propósito de ir a laborar como Abogado Asesor y profesor de posgrado en la ciudad de SANTA MARTA, con el objeto de tramitar la pensión de jubilación, la cual disfruta con mucha alegría y buena salud desde octubre de 2014 en que regresó a Bucaramanga para establecerse con su actual pareja la Contadora Pública MARÍA VICTORIA PINILLA GARCÉS, su significativa compañera de ruta desde entonces. Dios la bendiga, le dé salud, vida, alegría y le permita resolver positivamente a ella y a la empresa en que labora, las dificultades del momento.



A partir de 2014 el ejercicio como Abogado y Contador Público independiente, le permitió atender con buen éxito asuntos jurídicos de relevancia, frente a Empresas de reconocida solvencia y poder; especialmente en Responsabilidad Civil Extra contractual de Constructoras y de Riesgos Laborales, ganados unos y conciliados otros por acuerdos en favor de sus clientes. El advenimiento de la pandemia y el confinamiento estricto dieron lugar a su retiro de esas actividades a partir de 2021.



A quienes fueron afables y apoyaron al inquieto, andariego e intrépido muchacho de éste relato, en su vida laboral y en sus angustias, el Gran Arquitecto del Universo, les compense aquí y en el más allá con todo su poder honor y gloria. Amén.



Fuente: Diarios familiares y recuerdos de Alejandro Rueda Gómez y Alejandrina Moreno Malagón.











.......................(Clic para ver el artículo Original)

Fuente: EXPERIENCIAS DE VIDA