EL PODER DE ELEGIR CON RESPONSABILIDAD ES UN DERECHO CIUDADANO TRASCENDENTAL
Autor: SERGIO ALEJANDRO RUEDA M. Abogado y Contador Público Especialista .
Publicado en : PÁGINA WEB
Fecha: martes 15 de octubre del 2019

EL PODER DE ELEGIR CON RESPONSABILIDAD ES UN DERECHO CIUDADANO TRASCENDENTAL

Un modelo democrático verdaderamente decente y pluralista, es aquel que permite a los ciudadanos sin distingo, ejercer su derecho al voto de manera libre, racional y soberana mediante procesos electorales donde no haya lugar a interferencia alguna de los actuales servidores estatales que ejerzan función pública, administrativa o gubernamental en el orden nacional, departamental o local.

Y una ciudadanía empoderada de ese derecho, consciente de la responsabilidad histórica de escoger a quienes lo representarán en el poder de administrar los bienes, ingresos y gastos públicos que transmite la sociedad a través del voto; no debe perder de vista que ejerce un deber esencial para la existencia de la República. Por consiguiente de esa escogencia depende la buena y acertada conformación de las Ramas del Poder Público y por consiguiente la adecuada gestión de la administración estatal en todos su órdenes, o su fracaso.

He advertido en diferentes localidades de la región y del país, el claro deseo de los electores de avanzar hacia un cambio real y verdadero de los clanes familiares que se han servido de la política para beneficio exclusivo de su grupo y de los más allegados a cada partido o movimiento; olvidando las necesidades y los ofrecimientos de campaña destinados al mejoramiento de las comunidades en general y al desarrollo integral de los Departamentos y Municipios del país.

EL CIUDADANO DEBE VOLVER A SER EL ELECTOR PRIMARIO

Se ha tergiversado la misión política de los Grandes partidos con ideología propia, a la conformación de empresas electorales con la amalgama de las más diversas ideas de dirección del Estado, que bajo un mismo saco apoyan candidaturas que desvirtúan el más sagrado de los principios de una democracia: La diferencia de pensamientos políticos y por ende la distinción ideológica de las propuestas para el manejo de lo público. El modelo unánime en la conformación de los cuerpos colegiados a través de coaliciones que apalancan una sola candidatura para alcaldías y gobernaciones se erige como una amalgama que confunde a la ciudadanía y que induce al electorado al error pues si deseaba sanear la conformación de las asambleas y concejos, las alcaldías y gobernaciones; la nueva estrategia lo hace imposible gracias a las coaliciones de diverso orden que convierten a la política en un negocio y a las entidades del estado, en feudos explotables económicamente en favor de los mismos apellidos de siempre, donde el elector es un convidado de tercera.

LAS CANDIDATURAS INDEPENDIENTES

Es loable que muchos aspirantes a los empleos públicos de elección popular, quieran marcar diferencia con las casas tradicionales y emprendan su trabajo político sin la pertenencia específica a las colectividades que han detentado la administración de la cosa pública, como pequeños reinos heredables de generación en generación; produciendo la inamovilidad social que no permite a personas preparadas, con experiencia y trabajo comunitario pero sin pertenencia a dichas casas, poder aspirar con éxito sin el apoyo o dirección de los dueños del letrero partidista.

Así por ejemplo se destacan las aspiraciones del abogado CARLOS FERNANDO GALÁN a la Alcaldía de Bogotá; del Ingeniero JUAN CARLOS CÁRDENAS a la Alcaldía de Bucaramanga, del Abogado GUSTAVO RODRÍGUEZ ROJAS a la Alcaldía de San Gil, así como la del empresario LEONIDAS GÓMEZ GÓMEZ para la Gobernación de Santander entre otros, han merecido una gran aceptación ciudadana y que bien vale la pena apoyar en las urnas como una manera civilizada y democrática de expresar opinión frente a la manera como se han administrado los ingresos y recursos de los entes públicos y la contratación estatal.

Los ciudadanos de bien, con independencia mental, carácter y honradez debemos apoyar las nuevas aspiraciones de candidatos que no tengan pasado, vínculos ni dependencia de esas casas o apellidos que hasta ahora han disfrutado del poder público, para manejar a sus anchas los dineros y bienes del Estado en favor de un reducido número de personas que hacen parte de esos feudos excluyentes de las clases medias y de los Colombianos más necesitados, que siempre han estado huérfanos del poder.

Usted respetado lector cuenta con el poder trascendental de cambiar el rumbo de la nación si ejerce el deber de votar por nuevos y verdaderos líderes que no tengan compromiso con la vieja y malhadada forma de administrar los ingresos y los gastos provenientes de los impuestos, tasas, multas de todo orden y las contribuciones que hoy nos agobian a la mayoría de Colombianos, que observamos con angustia cómo se dilapidan inmensas fortunas en obras inconclusas o en proyectos terminados que no sirven para nada.
.......................(Clic para ver el artículo Original)

Fuente: EL AUTOR