REFLEXIONES CONTABLES Y ECONÓMICAS AL FINALIZAR EL AÑO 2021
Autor: Dr. Sergio Alejandro Rueda .
Publicado en : Portal Web Ruedadifusion
Fecha: viernes 24 de diciembre del 2021


Un sinnúmero de enseñanzas nos han dejado los diversos acontecimientos jurídicos, económicos, políticos y sociales en el año de la post pandemia que se vivió en Colombia y en los demás países del orbe.

A los Contadores Públicos con ocasión de las nuevas normas de hacienda y desarrollo, armonización contable y toda suerte de malabares jurídicos, se les han colgado enormes responsabilidades, informes, formatos, inscripciones, tasas, pago de derechos sin mejorar sus honorarios. Y para completar últimamente, la actualización de la tarjeta profesional, clasificación de actividades mediante estratos de servicio, que no sucede con ninguna otra profesión verbi gracia los Abogados, Administradores, Economistas, o Trabajadores Sociales.


En segundo término es bueno recordar a la clase media del país, que en tiempos de receso, confinamiento, paro, desaceleración económica y otros subterfugios, los precios de los productos industriales y los artículos de primera necesidad suben y jamás vuelven al nivel anterior; como ejemplo los huevos que en tiempos de Carrasquilla eran notoriamente bajos y que por lo tanto los salarios no deberían incrementarse tanto.

Según el ministro, el cartón de 12 unidades valía alrededor de $4.200. Con la pandemia y como era obvio con la reactivación post pandémica esta suma se ha superado a los $7.000 y no van a parar su alza continuada en el año nuevo.

Tampoco bajará la leche, la carne y otras delicias alcanzables en el pasado y que hoy se alejan día tras día de una canasta familiar asequible. Ni que decir del acero, el hierro y los materiales de la construcción cuyas alzas siderales hacen prácticamente imposible cumplir los presupuestos de obra y todo achacable a la escasez de los mismos por culpa de la falta de contenedores, mientras que las bodegas están a rebosar como pasa con la cerveza.

Hay que racionalizar el gasto y con ello el consumo, buscando sustituir los bienes y servicios que superen el incremento de los ingresos vía IPC o SMLM, so pena de reventar los bolsillos, la tarjeta de crédito y hasta la alcancía familiar. A pesar de ello. ¡ Felicidades en el 2022 !



.......................(Clic para ver el artículo Original)

Fuente: El Autor