REFLEXIONES JURÍDICAS AL FINALIZAR EL AÑO 2021 - PARTE I
Autor: Dr. Sergio Alejandro Rueda .
Publicado en : Portal Web Ruedadifusion
Fecha: miércoles 22 de diciembre del 2021


Un sinnúmero de enseñanzas nos ha dejado los diversos acontecimientos jurídicos, económicos, políticos y sociales en el año de la post pandemia que se vivió en Colombia y en los demás países del orbe.

Para comenzar evoco la gran tarea que en el pasado cumplieron los servidores públicos a cargo de la Instrucción Criminal en el Sistema de Justicia que hasta 1990 existió en la Rama Judicial; junto con el Jurado de Conciencia donde fueron grandes protagonistas eximios abogados defensores y abogados acusadores de la parte civil; en memorables audiencias públicas ante los Juzgados Superiores de Distrito, a las cuales podían asistir sin reticencias los ciudadanos del común, las partes, los estudiantes de derecho y la prensa, descollaron además la coordinación administrativa y presupuestal a cargo de la Dirección Nacional y de las Direcciones Seccionales de Instrucción Criminal.

En Bucaramanga, los Doctores EDUARDO LINARES SILVA entre 1971 a 1983 y GERARDO DELGADO SILVA entre 1983 y la década de los 90 estuvieron al frente de la Dirección Seccional con destacables gestiones y gran acierto.


Los Juzgados de Instrucción Ambulantes con sede en las capitales y los Juzgados Radicados en las Cabeceras de Circuito ejercieron la formidable tarea de investigar oportuna y eficazmente los delitos de mayor impacto social que se daban en el país y dieron para la cumplida administración de justicia, excelentes resultados por su dedicación y honradez.

Los jueces y secretarios de instrucción criminal eran empleados de trayectoria en la Rama y por lo tanto garantía de eficiencia, no obstante carecer del enorme andamiaje que hoy posee la Fiscalía General de la Nación. La enorme y compleja estructura del sistema de investigación penal en la actualidad, presenta falencias que es importante corregir para bien del país y de la majestad de la justicia, especialmente en lo atinente a la denuncia de los delitos, la autonomía e independencia judicial y los criterios jurídicos con que se manejan los asuntos a cargo, los resultados de dicha actividad y la percepción ciudadana de su eficacia, que se ha resquebrajado en los últimos tiempos.

Recientemente el colega de la Contaduría Gabriel Vásquez me dio a conocer la terrible realidad ciudadana de no tener atención de autoridad judicial o de policía alguna, para recibirle la denuncia escrita o verbal del atraco de que fue víctima su familia al arribar a Bucaramanga y eso le sucede a diario a gran parte de los Colombianos con otras entidades públicas que ignoran las angustias y necesidades de las personas que acuden a ellas y no encuentran receptividad o servicio directo; la deshumanización on-line alejó a los servidores públicos de la interacción con quienes contribuyen a su sostenimiento.




.......................(Clic para ver el artículo Original)

Fuente: El Autor