FUNCIONARIOS HONESTOS Y MENOS ERUDITOS ERAN MÁS EFICACES
Autor: SERGIO ALEJANDRO RUEDA MORENO .
Publicado en : PÁGINA WEB
Fecha: viernes 23 de abril del 2021

ABOGADO Y CONTADOR PÚBLICO ESPECIALISTA

FUNCIONARIOS MENOS ERUDITOS ERAN MÁS EFICACES Y HONRADOS EN EL PASADO
Bucaramanga Colombia. Actualizado 10 de mayo de 2021.

Quien esto escribe, tuvo la oportunidad de seguir de cerca la eficacia y eficiencia de los empleados públicos que administraban los Municipios, el Departamento y la Nación desde su ingreso a la vida laboral en el año de 1971, como Locutor y Libretista de Radio e igualmente como servidor público de la Rama Judicial.

Estas experiencias de 42 años de actividades profesionales, la primera relacionada con el periodismo y la segunda con los procedimientos, la investigación y la gestión de procesos judiciales en lo Penal, lo Civil, lo Laboral y lo Administrativo en Municipios como Puente Nacional, Barbosa, Vélez, Oiba, San Gil y Bucaramanga, permiten hablar con conocimiento de causa, acerca de la forma como personas con estudios de Bachillerato Comercial o Clásico, se desempeñaron con gran acierto, idoneidad, honradez y eficacia en las décadas de 1970 a 1990 en las Alcaldías, Juzgados Personerías, Tesorerías o Concejos Municipales, compitiendo empíricamente con los nóveles profesionales universitarios que ingresaban al servicio público luego de terminar carrera como sucedió en los años 70 y 80 en algunos empleos de nivel medio en lo Departamental y en lo Nacional. Aquellos empleados públicos eran cercanos a las personas del común, tenían sintonía con la población y eran de fácil acceso para los administrados.

Épocas aquellas de un profundo sentido común y de poseer los conocimientos derivados de la praxis, del aprendizaje in situ en los empleos de todo orden, para la adecuada y oportuna solución de los asuntos que afectaban a la comunidad. Entonces se demostraba el saber con el hacer. Se atendía y escuchaba a los afectados y las decisiones era oportunas. Se acertaba en la gestión y en los resultados de cada actividad, con un mínimo gasto público pues los sueldos de los empleados del Estado, no eran galácticos como son los de ahora, que resultan pegados constitucionalmente a lo devengado por Congresistas y Magistrados y de ahí para abajo en el 80% de los anteriores y así sucesivamente, lo cual genera un excesivo costo del recurso humano Estatal.

En el pretérito se pensaba y actuaba en bien de la población entera y en la solución efectiva de las inquietudes ciudadanas, por encima de la egolatría personal de los tecnócratas de camionetas de alta gama de hoy, cuyos gastos adicionales son profusos y corren a cargo de los contribuyentes.

La asunción de las teorías desarrollistas o neo liberales implantadas en Colombia a partir de 1991 con la frase “Bienvenidos al futuro “, ha hecho que la exigencia de tantos títulos de pregrado, posgrado, diplomados, masters y otros cartones avanzados, que atiborran de conocimientos a los nóveles servidores público de hoy no les permite estar cercanos a la restante población Colombiana, ni acertar en la solución de los asuntos de orden económico, social, administrativo o presupuestal; pero sí ha logrado elevar a la quinta potencia la remuneración de los nuevos yupis adinerados, más no incrementó la eficacia y la eficiencia en la gestión o solución de la problemática general de la sociedad, que se esperaría de tanto conocimiento adquirido en los claustros universitarios nacionales y extranjeros.

Y ni que decir de los pergaminos que muchos servidores o aspirantes a cargos de relevancia nacional, han obtenidos en prestigiosas universidades del exterior que en más de una ocasión han resultado apócrifos, o se trata de cursos de verano y otros de menor importancia, que sirven más bien para incrementar los ingresos de los empleados de alto y medio rango, siembran la duda de los ciudadanos acerca de la eficacia en el desempeño y la ausencia de empatía que a la vez incrementa los gastos del tesoro nacional.

Parece razonable en estos tiempos críticos, de paro económico y social, ante la enorme disparidad entre los sueldos de los servidores públicos pagados con los impuestos a cargo de todos los consumidores respecto a los ingresos de los demás sectores de la sociedad Colombiana, que se contemple ajustes o disminuciones como la que acaba de adoptar el gobierno de Sebastián Piñera en Chile al expedir una ley que dispone la reducción al 50% de las asignaciones civiles de los altos empleados de la Nación como también sucedió recientemente en México; con el objeto de lograr una mayor economía, enfrentar la crisis social derivada de la pandemia e interpretar el deseo de la mayoría de sus connacionales de racionalizar los gastos, partiendo de los ingresos de más privilegio, hasta lograr un equilibrio justa entre los distintos sectores de su sociedad:

"Estamos viviendo tiempos duros y difíciles y sé que muchas familias chilenas no lo están pasando bien y nos pareció justo y necesario reducir las rentas más altas de la administración del Estado", El Presidente Salvador Piñera demuestra cómo un mandatario electo de manera independiente, sin derivar apoyo de la clase política de su país, puede introducir los cambios que se reclaman desde hace rato en Colombia y en otros países del orbe.

Sin embargo para ello en Colombia se requiere grandeza y sentido común y parece que estos atributos desaparecieron de la mente de los dirigentes nacionales dando lugar a la protesta ciudadana en todo el país, la cual debe ser respetada y tratarse con soluciones puntuales a su problemática. A los marchantes por su parte, les corresponde hacerlo de manera ordenada, en paz con respeto al derecho ajeno y sin causar destrozos, ni caos pues terminarían afectando a toda la población en cuyo nombre dicen actuar.

Se precisa entonces no sólo escuchar directamente a la población, sino llegar a acuerdos en los aspectos fundamentales que inciden en la calidad de vida de las personas del estrato 4 hacia abajo, que traduce la generalizada frustración acumulada durante más de 30 años con el estilo y la equivocada gestión de los administradores públicos. Sólo de manera concertada con la activa presencia de los directos representantes de la protesta, puede haber el urgente sociego que necesita la población Colombiana.

Salex_ruedam@hotmail.com

.......................(Clic para ver el artículo Original)

Fuente: OPINIÓN CIUDADANA